¿Quieres saber si tu empresas está comprometida con la Seguridad Vial?

Rellena el cuestionario

  • Inicio
  • Blog
  • Aptitud y actitud del conductor de un vehículo

Aptitud y actitud del conductor de un vehículo

Dentro de las dramáticas y preocupantes cifras sobre accidentes de tránsito publicadas por Carabineros de Chile en su Anuario Estadístico 2021, se señala que la cantidad de conductores fallecidos en nuestro país durante el año 2021 fue de 875 personas, cifra que representa el 52% del total de pérdidas de vidas humanas, el resto correspondió a peatones y pasajeros, con un 23% y 24%, respectivamente. 

Aptitud y actitud del conductor de un vehículo

No parece extraño que estos valores porcentuales no han variado mucho en los últimos 10 años por más que en el último tiempo se haya avanzado en incorporar tecnologías de mejores estándares de seguridad a los vehículos para prevenir y reducir las consecuencias de los accidentes de tránsito, cuando lo que hay que corregir es la conducta humana que no avanza en la misma medida.

Existen dos conceptos fundamentales para corregir la conducta humana en la conducción, la aptitud y la actitud. Estos factores son determinantes para conducir con seguridad por la vía y en consecuencia evitar posibles accidentes de tránsito.

En CEA Consultores en Seguridad Vial, ayudamos a las empresas a implantar la Norma ISO 39001, un Plan de Movilidad y Seguridad Vial, o realizar formación en Seguridad Vial para sus empleados. Información sin compromiso 222 322 654 o rellenando el formulario.

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE), dentro de sus acepciones define aptitud como “la capacidad para operar completamente en una determinada actividad o con suficiencia o idoneidad para obtener y ejercer un empleo o cargo”. Esta acepción contempla gramaticalmente hablando acometer una determinada labor con talento, haciendo gala a un buen desempeño y ejerciendo éste con el total de su capacidades intelectuales, físicas y somáticas, que será en definitiva la facultad que determine un buen ejercicio de la conducción. Esta aptitud puede ser natural, puesto que se nace con ella, o ser producto de la constancia o del trabajo personal.

Es frecuente escuchar que todos nos consideramos buenos conductores, sin embargo esta cualidad hace exigible por quien tiene el control del volante un óptimo de percepción y reacción, gran atención y concentración, coordinación de movimientos, automatización, estabilidad nerviosa, capacidad de observación, apreciación de distancias y velocidades, agudeza visual y acústica, entre otros.

Aptitud y actitud del conductor de un vehículo

Por su parte, define actitud como “disposición de ánimo manifestada de algún modo”, como una actitud conciliadora, por ejemplo. Una actitud es la forma en la que un individuo se adapta de forma activa a su entorno y es la consecuencia de un proceso cognitivo, afectivo y conductual.

Resulta obvio deducir que el conductor que transita a exceso de velocidad, usa el teléfono móvil sin hacer uso de dispositivo de manos libres, adelanta sin advertir esta maniobra a través de los intermitentes del vehículo, actúa de manera agresiva con los otros conductores o se distrae conversando con los acompañantes del vehículo, pone en grave riesgo su vida y la de los otros usuarios de la vía, adoptando por lo demás una actitud poco empática.

No por capricho ni por simple obligación de acatamiento que se le debe imputar a una norma, la Ley de Tránsito 18.290, en sus Arts. 108 y 109, incorpora de manera explícita e implícita ambos conceptos que resaltan al tenor de su lectura:

Art. 108: “Todo conductor deberá mantener el control de su vehículo durante la circulación y conducirlo conforme a las normas de seguridad determinadas en esta ley, sin que motivo alguno justifique el desconocimiento o incumplimiento de ellas.

Asimismo, los conductores estarán obligados a mantenerse atentos a las condiciones del tránsito del momento.”

Art. 109: “ninguna persona podrá conducir un vehículo cuando se encuentre en condiciones físicas o psíquicas deficientes”.

En todo caso, haciendo analogía de otros dichos, se dice que el individuo conduce como vive y que nada es más dañino que considerar el accidente como algo que ocurre simplemente o que es producto de la mala suerte. La inminencia de un siniestro que no llega a materializarse está llena de enseñanzas.

VICTOR M. CANCINO VELOSO
Experto en Investigación de Accidentes de Tránsito
Coordinador de Seguridad Vial CEA Chile